«

»

Feb 17 2016

Resumen Jornadas de Debate de la FADSP “Recuperando la Sanidad Pública”

Realizadas en Santander los días 12 y 13 de Febrero de 2016.

   En la primera mesa que abordo la recuperación de la Atención Primaria con la participación de Amando Martín Zurro, Francisco Jose González Diego y María Visitación Sánchez Macías, hubo gran coincidencia en que tras 30 años del inicio de la reforma el sistema sigue hegemonizado por la super- especialización y el hospitalo-centrismo del sistema y de que las políticas de recortes para hacer frente a la crisis de actual gobierno neoliberal ha afectado espacialmente a este nivel. Sin embargo hay razones para la esperanza si se mantiene la lucha por reorientarla hacia un modelo comunitario que contemple el abordaje de los determinantes de la salud en el ámbito intersectorial, mediante equipos multidisciplinarios territorial. La alianza con la Salud Pública y la participación comunitaria son fundamentales tanto para poner a la AP como el eje del sistema como para acabar con las desigualdades creadas por la orientación del sistema hacia la enfermedad y el mercado.

   En la segunda mesa se analizo las posibilidades de rescatar la sanidad de la ofensiva privatizadora, en la que intervinieron Marcos Fernández Gutiérrez, Sally Ruane, Jose Ramón Repullo y Julián Pérez Gil. Hubo un amplio consenso sobre el que antes de la crisis financiera el Sistema de Salud Público tenía uno de los gastos más bajos de los países desarrollados, y ofertaba una atención universal, con un buen nivel de accesibilidad y equidad. Las políticas de recortes en el gasto, personal y privatización, puestas en marcha por gobierno del Partido Popular, lejos de resolver los problemas que le aquejaban han incrementado la descoordinación, la desincentivación profesional, la irracionalidad del gasto y los problemas de gestión de los centros. La estrategia de construir y gestionar los centros y servicios mediante la Colaboración Público Privada en España y el Reino Unido han incrementado los costes, reducido la calidad de la asistencia como consecuencia del afán de las empresas privadas concesionarias de incrementar su rentabilidad. Aunque hubo acuerdo casi general en torno a los problemas que aquejan al sistema y las negativas consecuencias de las políticas de recortes del actual gobierno del PP y hubo algunas divergencias sobre las medidas para solucionarlos (políticas de personal, copagos o nuevas unidades de gestión clínica) aunque hubo un rechazo mayoritario a estas dos últimas. Parece necesario recuperar los servicios privatizados, incrementar la financiación y los recursos, mejorar las políticas de personal, la gestión de los centros sanitarios y reducir la influencia de la industria farmacéutica y de tecnología sanitaria, mediante medidas que racionalicen la eficiencia y la racional en la adquisición y utilización de los recursos tecnológicos. Recuperar el sistema público pasa por recuperar la universalidad, mejorar la accesibilidad, incrementar la trasparencia, facilitar la integralidad y dar participación a los profesionales y la ciudadanía. Para ello es necesario compaginar una gran alianza social y profesional con la evaluación de los aciertos y errores cometidos en estos procesos, tanto en el Estado Español como en el Reino Unido donde se han puesto en marcha experiencias parecidas.

    En la tercera mesa se trató la repercusión del Tratado de Libre Comercio, que se está negociando entre los Estados Unidos y la Unión Europea. En la misma intervinieron Adoración Guzmán, Isabel Bermejo y Luisa Lores que manifestaron un importante nivel de acuerdo en el rechazo al mismo. Esta negoción la está llevando a cabo la Comisión al margen del Parlamento Europeo elegido democráticamente por la ciudadanía europea, con una gran opacidad impide que la población y sus representantes accedan a conocer las temas negociados y los acuerdos alcanzados. Los objetivos del Tratado están orientados a liberalizar el comercio, privatizar los servicios públicos, eliminar el modelo de Estado del Bienestar y consolidar el poder de USA y la UE sobre el resto de países del mundo (a los que se pretende imponer el modelo neoliberal). El TTIP pretende tres objetivos básicos liberalizar el acceso de los mercados a los servicios públicos, eliminar las regulaciones y defensa de los intereses de los inversores privados sobre los derechos sociales. Este acuerdo tendrá repercusiones muy negativas sobre la salud al eliminar las regulaciones europeas sobre alimentos, semillas, transgénicos, plaguicidas, cría y comercio de ganado, etc.; reducirá la capacidad de los gobiernos para reducir los costes farmacéuticos, controlar la investigación y los ensayos clínicos o para recuperar los servicios privatizados mediante la colaboración Público Privada. La información y los debates están generando un gran movimiento de rechazo y resistencia al mismo en los ciudadanos y representantes de muchos países, especialmente de los más más perjudicados como Grecia, Portugal, Irlanda, Italia o España, que hacen pensar que es posible pararlo