«

Sep 02 2018

Baltar aprovecha el verano para afianzar el lucro con la Sanidad Pública

 

Si alguien ha dudado del proteccionismo del Sr. Consejero hacia el sector sanitario privado, que ya temíamos desde el principio de su mandato, los hechos acontecidos últimamente han despejado toda duda.

 

Los sistemas sanitarios públicos se basan en una concepción que choca frontalmente con los mecanismos de mercado, se fundamentan en que las personas reciban la atención sanitaria según sus necesidades y aporten por la vía de los impuestos según sus posibilidades. Por tanto, si así se hiciera pocas posibilidades de “negocio” quedarían para las empresas privadas de provisión y aseguramiento sanitario, salvo que, como ocurre en Canarias, sea la propia Consejería de Sanidad la que deje servicios sin cubrir, de modo interesado en unos casos o por infravaloración en otros. Esto ocurre con los Servicios de Urgencias Pediátricas, las pruebas de detección precoz del cáncer y con la pobrísima dotación para Programas de Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad.

 

Es conocida la proliferación, con anuncios en los medios incluso, de ofertas para la detección precoz del cáncer de colon, de Servicios de Urgencias Pediátricas por parte de varias empresas privadas, la primera y muy destacada este verano la del Grupo Hospitalario San Roque los antiguos y seguros futuros patronos del Sr. Baltar, lo que nos da que pensar. El Sr. Consejero se ha cansado de decir que no consigue pediatras para el Servicio Canario de la Salud, debe ser que las empresas privadas los crean por generación espontánea, pero lo cierto es que los que completan su formación se van, ¿no será que su oferta laboral, de precaria, más que una oferta es un insulto para los profesionales? y ¿quizás también porque a los pocos que hay les permite usted trabajar tanto para la empresa privada como en la Sanidad Pública?.

 

Precisamente esta última pregunta nos permite enlazar con otro hecho lamentable denunciado en las últimas semanas, nos referimos al caso del Jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Dr. Negrín que “compatibilizaba”, desde hace años, dicho puesto con la misma labor, ¡Oh Casualidad!, como Jefe de Servicio de Oncología Radioterápica de la Clínica San Roque a la cual se derivan, por el Concierto de la Radioterapia, los pacientes del Hospital Dr. Negrín. Es muy escandaloso que dos personas que tuvieron alto nivel de responsabilidad en la creación y gestión del nuevo Servicio de Oncología Radioterápica de la Clínica San Roque (José Mauel Baltar, su Director de Operaciones de entonces y Pedro Lara, Jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Dr. Negrín) se ocuparan de enviar y autorizar los pacientes de Radioterapia que se conciertan con esa clínica, y que el coste de la concertación haya aumentado significativamente.

 

También en el Hospital Dr. Negrín, no puede ser casualidad que en el Servicio de Medicina Nuclear cuyo contrato de gestión privada con el grupo San Roque expiró en 2015, la Consejería de Sanidad lo prorrogue mes a mes a pesar de que la reversión pública del citado servicio supondría el ahorro de casi 785.000 euros anuales. Es el único caso de un servicio asistencial de esa entidad dentro de un hospital público de Canarias “externalizado” siguiendo la estela de servicios de limpieza, cocina, gestión de residuos, etc.

 

Tampoco es casual que con alevosía veraniega la Consejería de Sanidad haya rebajado los requisitos de Homologación de los Conciertos, dando más tiempo para su cumplimento, requisitos “teóricos” del 2006 y que ahora son alargados hasta 2019, también se mantienen en suspenso las sanciones en caso de incumplimiento y se dan facilidades para mantenerlos aunque pierdan camas homologadas, además de la grave eliminación de las limitaciones porcentuales a la subcontratación de personal. Esa modificación de la renovación de Conciertos es al parecer para los Hospitales de Mediana Estancia ¿y los otros Hospitales?. Debe ser un olvido del Consejero… de Agricultura y Pesca que fue el que, tirando de triquiñuelas legales ante el impresentable conflicto de intereses de Baltar, firmó la nueva Orden de Homologación publicada en el BOC.

 

Por otro lado, sigue sin resolverse el problema de las ambulancias en el que solo se ha producido un cambio, en concreto en el sur de Gran Canaria, donde han tenido que suspender un contrato, otra casualidad de nuevo, con el Grupo San Roque, después de una sentencia judicial que lo condenaba por unos “problemitas” en la contratación del personal.

 

Como podemos ver, la gestión de Baltar al servicio del sector privado con los recursos públicos sigue ofreciendo muchas muestras mientras que las condiciones en las que se encuentra la Sanidad Pública han demostrado, también este verano, que se pueden generar situaciones de grave riesgo como sucedió en el caso del incendio provocado en el Servicio de Urgencias del Hospital de La Candelaria. Y no nos llamemos a engaño, hay otra clase de “pirómanos” y también generadores de cortinas de humo.

 

Solo nos queda desear y trabajar para ver cumplido nuestro deseo de que en los próximos meses, decisivos, seamos capaces de dar adecuada respuesta tanto a unos como a otros, frente a la propaganda incesante de Baltar y mediante las movilizaciones de profesionales y ciudadanía que reactiven la Marea Blanca en confluencia con el conjunto de reivindicaciones de los sectores populares perjudicados por las políticas neoliberales del gobierno de Coalición Canaria.

 

En Canarias a 3 de septiembre de 2018

 

Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias